20180108

CASTELAO ETERNO

 Texto publicado por primeira vez na revista Crean o 11 de Outubro de 2012.




“Porque la verdadera tradición no emana del pasado, ni está en el presente, ni en el porvenir; no es sirviente del tiempo. [...] La tradición no es la historia. La tradición es la eternidad.”

Resulta complicado escribir sobre Castelao para una publicación especializada en ilustración. Ya que, aunque su trabajo en este ámbito es más que estimable, a lo largo de su vida desarrolló una intensa actividad artística, cultural y política que transciende cada uno de estos campos, y lo convierte en referente para comprender la historia moderna del país. Por lo tanto, aunque se ciña exclusivamente a tratar sobre sus dibujos, la intención es que al lector le sirva de estímulo para profundizar en la obra de este gallego universal.

Alfonso Daniel Rodríguez Castelao nace en el pueblo marinero de Rianxo en 1886. De familia humilde, emigra muy joven a Argentina, donde su padre regenta una pulpería. Durante su estancia en este país, tomará contacto con el mundo de la ilustración gracias a la lectura de la revista satírica Caras y caretas.
Regresará a Galicia para estudiar pintura en la Escuela de Artes y Oficios de A pobra do Caramiñal. Posteriormente cursa la carrera de medicina en la Universidad de Santiago de Compostela, también ingresa como primera cuerda en la tuna. Comienza a dibujar a la gente de su entorno, gracias a su buen hacer destaca en los círculos estudiantiles y bohemios. Participa en festivales benéficos, realizando espectáculos de caricaturas en vivo, retratando al público que asiste a la función. De esta época es su primer álbum Autocaricaturas.
Publica sus primeras colaboraciones en las revistas Vida Gallega, plasmando una Galicia costumbrista con un humor tosco y simplista del que renegaría más tarde, describiendo a estos dibujos como Carantoñas puercas y Monicreques asquerosos, humorismo de taberna para gozo de los licenciados universitarios.
Tras licenciarse, ejercerá como médico una breve temporada en su pueblo natal. Allí, su padre Mariano Rodríguez Dios será elegido alcalde. Castelao junto a otros vecinos fundará la revista O Barbeiro Municipal como respuesta a las represalias políticas del cacique local Viturro. Empieza así a significarse su profundo compromiso con las clases más desfavorecidas.
Castelao sobresale en el panorama cultural gallego, colaborando en diversas publicaciones como Mi Tierra, Galiza Moza o La Tribuna Literaria, ilustrando relatos en El Cuento Semanal y pronunciando conferencias. Participa en el Salón de Humoristas en la Sala Iturrioz de Madrid, causando una buena impresión entre la crítica. Durante su estancia en la capital, será un asiduo de las tertulias del Café Levante donde entablará relación con otro ilustre gallego Valle Inclán.

Pintura

Una enfermedad le produce desprendimiento de retina, del cual se recupera gracias a la intervención de un oftalmólogo vigués. La amenaza de la ceguera hará que Castelao pinte más con la intuición, que con la mirada. El tríptico Contos de Cegos, una obra basada en La parábola de los ciegos de Brueghel, recibirá la tercera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1915.
Desde un primer momento, los cuadros de Castelao serán considerado como la referencia de la pintura gallega moderna. En sus pinturas se refleja su gusto por la estampa japonesa y las estilizaciones del arte oriental.
Los grandes murales El Emigrante y Regreso del Indiano, que pintó al óleo para el café Moderno de Pontevedra, son una buena muestra de otro tema recurrente en su obra. El escaso desarrollo de Galicia y la pobreza empujan a la población a buscar el sustento fuera del país.
Después de aprobar las oposiciones al cuerpo de estadística, Castelao se instala en Pontevedra, donde es reconocido como una de las grandes personalidades de la ciudad. Colabora con el Teatro Municipal diseñando decorados y se le nombra maestro auxiliar de dibujo en el Instituto. Allí coincide con otros galleguistas e intelectuales con los que pondrá en marcha lo que será el futuro Museo de Pontevedra.
Decisivo será el viaje que realiza por Francia, Bélgica y Alemania en 1921, y del que escribirá un diario, en el que dará cuenta de las principales corrientes vanguardistas europeas. Esta experiencia le sirve para reafirmase en sus convicciones sobre la necesidad de construir un arte y una cultura propia en Galicia.

Caricatura

A su paso por Munich, descubre la revista Simplicissimus y queda fascinado. Castelao considera la caricatura como el arte supremo, superior a la pintura por su carácter reflexivo. Según él, mientras que otras artes, como la pintura, se fundamentan básicamente en la búsqueda de la belleza estética, el humorismo interpreta la vida y requiere de una ideología.
En su folleto Algo acerca de la caricatura escribe: “Si con el pincel se puede hacer latir el corazón humano y corregir descarríos como con la pluma ¿por qué no han de usarse indistintamente esta o aquel? Una comedía o un drama en un cuadro puede leerse en una mirada. Con lo cual se ahorra atención [...], como la expresión del gesto es universal, se evitan las traducciones. Un horreo que por sus rendijas enseñe únicamente el cielo, dice más del hambre de un año que un artículo de fondo”.
A comienzos de los años veinte, en Galicia sólo existen los medios impresos que informan a través del teléfono y del telégrafo de lo que acontece en el mundo. Las caricaturas de Castelao en diarios y revistas, ayudan a construir un imaginario social gallego desde una perspectiva propia.
Para Castelao “el carácter sintético y pragmático de la caricatura debe resultar de la supresión de lo inexpresivo”, trabaja con lineas precisas y rechaza la belleza convencional. Considera la caricatura es un espejo capaz de producir imágenes lúcidas, que inciten a la acción social y a una búsqueda de la identidad.

Nós

A partir de 1919 expone por toda Galicia los dibujos que reunirá más tarde en el álbum Nós. Sobre este álbum, Castelao escribiría en el año 31 cuando finalmente se publica su recopilación: “Con este medio centenar de dibujos intenté inquietar a todos los licenciados de la Universidad (amas de cría del caciquismo), a todos los hombres que vivían del favor oficial… las intenciones eran nobles y el pesimismo aparente. Cierto que la tristeza de estos dibujos quema como el calor del sol que pasa por una lupa; pero yo no quise cantar la alegría de nuestras fiestas, ni el empacho de los casamientos, sino las tremendas desdichas del acontecer cotidiano del campesino y el marinero. Algunos espíritus sensibles que lloran con la melancolía de los tangos y de los fados, encontraron desmedido este dolor de mis estampas; otros espíritus inertes señalaron poco patriotismo en el afán de ser verdadero. Con todo, yo sigo creyendo que el pesimismo puede ser liberador cuando despierta rabias y ambiciones de una vida más limpia. Quizás hoy se ataca a nuestras penas con un humor menos ácido; pero nadie puede negarme que las viejas injusticias siguen en pié.”
Castelao revoluciona con esta obra el panorama artístico del país, describe una Galicia castigada por la emigración y el caciquismo y en torno a estas estampas se produce un verdadero movimiento político.
Nós dará nombre también a la revista de cultura gallega dirigida por el escritor Vicente Risco. Una publicación de vital importancia para el renacimiento cultural del gallego, que pretendía normalizar el uso de la lengua. La intención de Risco era que el diseño gráfico ayudase a conseguir esa dignificación y a crear una estética genuina, por lo que encargó la dirección artística a Castelao.

Castelao será una de las figuras más emblemática que contribuirá a asentar el galleguismo organizado. Se integra en las Irmandades da Fala, una asociación que promovía la presencia del gallego en la enseñanza y en la administración. Participa en las revistas A Nosa Terra y Alborada, utilizando la técnica del linóleo, un procedimiento con el que ilustró trabajos de Ramón Cabanillas o Wenceslao Fernández Florez. Además comienza a desarrollar su propia carrera literaría con relatos breves que reuniría en el volumen Retrincos o la excelente novela Un Ollo de Vidro.

Cousas

A partir de 1922 comienza a publicar los dibujos Cousas da Vida en el semanario Galicia. Esta serie, con su tremenda agudeza, se convertirá en el testimonio del día a día de las clases trabajadoras del país. Marineros, campesinos y obreros usarán la frase “Son cousas da vida por Castelao” para comentar cualquier suceso o anécdota.
El matiz diferenciador del humorismo de Cousas es la “retranca”, una variante sutil de la ironía. Castelao con su gran capacidad para recrear tipologías y situaciones, hace que sus personajes conversen sobre la miseria, la represión, la censura… utilizando pocas palabras, pero sin renunciar a la expresividad.

De la misma época que la serie Cousas, es el album 50 Homes por dez reais, una colección de 50 láminas con un pie descriptivo que retratan a 50 personajes con los que Castelao quiere denunciar lo barato que resultan muchos hombres.
La recuperación del patrimonio cultural gallego tuvo en Castelao uno de sus principales valedores, Su amplia formación artística, enriquecida por su viaje a Europa, le convirtió en uno de los principales estudiosos del arte popular en Galicia. “Es necesario volver al folklore. Un crucero hecho por un cantero y luego pintado por un pintor de puertas tiene más personalidad que cualquier obra de los mayores escultores. [...] En el folklore es donde debemos aprender, pues allí es donde nuestra tradición quedó cortada.”
Comienza a participar en el Centro de Investigaciones Históricas de Pontevedra con sus indagaciones, excursiones y trabajos de campo para la localización de petroglifos, a estudiar y dibujar los “cruceiros”. Todo esta amplia labor documental y artística culminará en el ensayo As Cruces de Pedra na Galiza.

La República

Castelao se afilia al Partido Galleguista, al ser proclamada la II República es elegido diputado por la provincia de Pontevedra. Después del triunfo de la Confederación de Derechas en 1934, su puesto de funcionario será trasladado”a Badajoz por el gobierno de Lerroux, donde comenzará a escribir su libro de teoría política Sempre en Galiza.
El partido Galleguista se une al Frente Popular, como candidato electoral de esta coalición progresista, Castelao es nuevamente elegido diputado en 1936. Desde esta posición trabajará en la campaña a favor del plebiscito por el Estatuto de autonomía de Galicia.
El golpe de estado militar sorprende a Castelao en Madrid, donde se implicará en la defensa de la república. La sección de propaganda y prensa publicará su álbum Galicia mártir y la CNT Atila en Galicia, libros que denuncian los excesos de las tropas nacionales en Galicia.
En 1938 viaja en misión oficial a la URSS, invitado como artista a la celebración del Primero de Mayo. En Moscú expondrá sus ilustraciones sobre la guerra. También hará campaña, en Estados Unidos, donde editará el álbum Milicianos, dedicado a los civiles que combatieron a los militares sublevados en los primeros meses de conflicto.
En estas obras Castelao dará testimonio de su compromiso antifascista, la guerra desplaza al humor y el dibujo se vuelve más amargo. Se acentúa el dramatismo en el tratamiento de la imagen, pero el ingenio de sus reflexiones permanece intacto.

Exilio

Con la guerra perdida y todos sus bienes en Pontevedra incautados por la dictadura, Castelao viajará por América, buscando apoyos para la causa republicana. En Cuba, impresionado por la cultura de la isla comienza a trabajar en Negros.
Estas estampas de trazos enérgicos descubren a un Castelao renovado y vitalista, al convivir con otras razas y ser testigo de la discriminación a la que están sometidos lo lleva a convertirse en un defensor de la población negra, será nombrado presidente honorario de la Federación Mundial de Sociedades de Negros en reconocimiento a su lucha antirracista.

No puede volver a Galicia y finalmente se establece en Buenos Aires, donde la comunidad gallega lo recibe con entusiasmo. En esta ciudad, además de dedicarse a pronunciar numerosas conferencias políticas, estrenará su pieza teatral Os vellos non deben namorarse. Una obra imaginada por un pintor, en la que los actores, a la manera de la tradición griega, utilizan máscaras diseñadas por él. También, pinta varias acuarelas bajo el nombre de Faunalia, de temática pagana y despreocupada en las que retrata una naturaleza exuberante.
Marcha a París, tras ser convocado para formar parte como Ministro del Gobierno republicano en el exilio. Tras la victoria de los aliados, confirmando que la dictadura franquista se afianzaba en el poder, desilusionado decide regresar a Argentina. Casi ciego, fallece el 7 de enero de 1950. Sus restos mortales, serán trasladados en 1984 al Panteón de Gallegos Ilustres de Santiago de Compostela.

Fuentes:
- Castelao Pintor. Carlos Lema, Miguel Anxo Seixas Seoane, José Manuel López Vázquez. Ed. Galaxia 2006.
- Castelao obra completa. Ed. Akal 1985.
- Entrevista con Castelao. Cadernos de Pensamento Nacionalista. Mª Pilar García Negro, Xoán Carlos y Garrido Couceiro.
- El Imaginario Social de Galicia en los dibujos de Castelao.  Juan-Luis Pintos, USC.
- Castelao, biografía dun ilustre galego, 1980 (documental).

20170601

PANORAMA BD 2016

Texto escrito para o catálogo da exposición Panorama BD 2016 

Deseño: Fiera Gráfica
 
“Se temos a fortuna de ser impelidos por vento favorable, arribaremos pronto á illa e levaremos o máis fabuloso dos tesouros.”
A Illa do Tesouro, Robert Louis Stevenson.

No momento de comezar a redactar estas liñas que serven para abrir una nova entrada no que é o caderno  de bitácora que recolle e documenta a produción de banda deseñada dos/as autores e autoras  galegos/as ao longo de cada ano, cómpre exercitar a memoria e repasar o percorrido anterior desta travesía.

A Coruña é un porto cunha longa historia mariñeira ateigada de múltiples episodios: batallas navais, naufraxios desastrosos ou mesmo lendas mitolóxicas coma a de Hércules que da nome ao faro que é símbolo de Viñetas desde o Atlántico. Precisamente no marco deste festival de historieta, dende o 2012 adica un dos seus espazos expositivos a  esta  mostra colectiva que tenta ser o referente a nivel galego para promocionar a todas e todos os que traballan en novos  proxectos que se están a dar dentro deste sector en Galicia. Nesta edición co obxectivo de recoller  a gran cantidade de propostas diferentes e o importante volume editorial do país na actualidade, decidiuse programar a exposición noutras datas.

Ata agora, encargábase deste labor, dun xeito impecable, Bernal Prieto pero debido  ao nacemento da súa filla Olivia (Si, bautizada como a noiva do famoso mariñeiro de tebeo) quedou sen tempo para atender a coordinación deste evento.  Agradézolle moito que confiara en min e me recomendara para sustituilo aínda que, a pesares de deixar trazado o rumbo a seguir, vai ser complicado levar o timón con tanta competencia coma a que el exhibiu. 

O máis importante para iniciar a nosa singradura é contar cunha boa tripulación, afortunadamente non hai problema ningún con este asunto: o número de autores e autoras que se adican á creación de historietas non deixa de aumentar, continúan en activo debuxantes cunha ampla traxectoria e ademáis o relevo xeracional está garantido coa aparición de novos valores que veñen a refrescar o panorama. Isto non é falar por falar, é algo salientable en todos os foros especializados e que calquera pode comprobar con tan só visitar algunha das librarías especializadas das principais vilas. Con todos estes argumentos, é lóxico que dende a Concellería de Cultura da Coruña quixeran darlle a este panorama una entidade propia que sirva para visibilizar toda esta efervescencia.


Se cadra, pode ser una afirmación repetida dabondo e que chega a semellar una cantiga xa escoitada pero é de xustiza voltar a recitala. Vivimos un momento de gran abundancia no caladoiro da BD, un aficionado con curiosidade  e que teña interés é quen de atopar “capturas” que o satisfagan.  Así como existen diferentes artes na pesca coma o palangre, o curricán, a nasa ou o trasmallo, os debuxantes/as galegos/as traballan as súas historias cunha grande diversidade. Podemos atopar dende relatos clásicos de xénero de terror ou ciencia ficción en publicacións como Altar mutante e A Tumba do Terror de Abraldes, humorismo gráfico de todo tipo e clase como o costumbrismo de Luis Davila ou as viñetas deportivas de Pepe Mansilla, cómic infantil para iniciar aos novos lectores como Curuxa de Fonso Barreiro ou Marcopola de Jacobo Fernández ata as propostas máis vangardistas e rompedoras de Los Bravu e  Andrés Magán por exemplo.

Aínda que isto poidera semellar que se traduce nunha rede enmarañada indefinida, non é certo e podemos salientar algunha das tendencias comúns que caracterizan aos novos títulos que van aparecendo. 

Primeiro de todo, hai que destacar como medra cada ano o número de autoras respecto a épocas pretéritas que se traduce en novos aires frescos que enchen con forza as velas do noso navío. Un non sabe se a cousa é consecuencia de que cada vez hai máis lectoras ou viceversa pero é indubidable que representa novos punto de vista e temáticas inéditas ata agora. A chegada da sensibilidade feminina non é un etiqueta que encorseta, senon unha identidade común en artistas de tan diferente personalidade como Emma Rios,  Xiomara Correa, Roberta Vázquez ou Pepa Prieto Puy. Máis que unha moda, semella que chegará un momento no que esta novidade non resulte estraña e a presenza da muller dentro da BD estea consolidada. 

A situación de precariedade e crise económica que se vive en todos os segmentos da sociedade é algo que é case imposible de evadir, polo que é lóxico que callara en páxinas de cómic. E este é un dos outros puntos que sobresaen á hora de definir o momento contemporáneo que vive o cómic galego.  A temática social gañou a partida aos relatos románticos ou á épica dos heroes tradicionais, hoxe o público demanda historias nas que vexa reflectidas as súas preocupacións cotiás. Así é como se explica que aparezan traballos co talante reivindicativo de Presas Fáciles de Miguelanxo Prado e Gran Hotel Abismo de David Rubín ou dramas históricos como Aram, O Armenio de Abel Albes e Ojos Grises de Fernando Llor.

Non se pode dicir que exista unha estética común entre os historietistas de Galicia que os poida reunir baixo unha marca recoñecible similar ao que acontecía coa escola francobelga ou a liña clara valenciana, mais si podemos falar dun relato colectivo que se está a escribir con cada unha das novas obras que aparecen.  Para iso é importante lembrar os episodios pasados, polo que hai que celebrar a iniciativa BDG70 A Revolta do Comic Galego que recupera pioneiros como Pepe Barro, Chichi Campos ou Reimundo Patiño. Unha exposición que tivo lugar a finais de ano na Sala A Normal de A Coruña e que xorde como resultado da tese doutoral de Xulio Carballo. Hai que celebrar que a historieta  acade atención en eidos anteriormente “vetados” como a Universidade. Parece que a consideración desta como unha arte menor vai desaparecendo e , pouco a pouco, valórase como unha máis das belas artes.

Respecto a este punto, é curioso que o primeiro estudo histórico sobre a BD galega desta magnitude xurda no departamento da facultade de Filoloxía. Tradicionalmente os autores iniciábanse no oficio de xeito autodidacta, a falta dunha oferta formativa para a aprendizaxe desta disciplina, fai que apareza en Pontevedra O Garaxe Hermético, a primeira escola profesional de BD dirixida por Kiko da Silva. 

En canto aos eventos relacionados coa BD a referencia  máis poderosa segue a ser Viñetas desde Atlántico, continúan o Salón de Cangas e o Boom Film&Comic e a cada ano que pasa o calendario énchese de datas marcadas por pequenos festivais e xornadas de autoedición onde se promocionan os novos valores:  Autoban na Coruña, Fun Fun Fun en Santiago, Salir del Ghetto en Vigo son citas imprescindibles para estar “enterado” e  veñen a ofrecer un espazo adicado aos fanzines, o  cómic de autor e a  pequenos selos como Foster Edicións ou Fosfatina, precisamente esta editorial de Vigo actualmente é unha das que máis destaca, tanto pola cantidade de títulos publicados como pola súa liña que aposta pola vangarda. Baixo a súa marca reúnense os novos/as autore/as que buscan solucións narrativas arriscadas e que sorprenden. Aínda que a súa proposta é de vocación minoritaria, caracterízase tamén por buscar un público internacional, ao que consegue chegar grazas a ter unha forte presenza en redes sociais para promocionar o seu catálogo e distribúe os títulos por medio da venta en liña. 

Por outra banda  continúan editoriais como Demo Editorial que cada tempada seguen a entregar títulos de calidade que veñen a encher as bibliotecas dos amantes da narrativa gráfica. Hai que destacar tamén as iniciativas de autoedición e os proxectos finanzados a través de crowfounding e como fenómeno curioso as librarías que se lanzan á publicación: -1 de Xulia Pisón por Alita Comics, O Pictodiario de Óscar Urbano por Sindicato del Cómic e Aleida, cidade sen alma de Victor Boullón por Libraria Komic. 

Despois do afundimento  do suplemento infantil Golfiño e as revistas  Retranca e Oink! semella que non hai una publicación regular que ofreza a oportunidade de desenvolvemento profesional en Galicia. Acúsase a falta dunha industria sólida, polo que a maioría dos autores/as que queren iniciar unha carreira profesional optan pola “deslocalización” e  emigran cara mercados foráneos que lles ofrezan esa posibilidade. 

Asombra un contraste tan acusado entre os logros que vive a nivel artístico o cómic na nosa terra  e a falta de  correspondencia por parte das grandes editoriais ou o pouco apoio institucional. Se ben é certo que existen concursos e certames que fomentan a creación, aí están o Premio Castelao, o Xuventude Crea e o recente Virxinia Pereira. Tamén o é o feito da inexistencia dun marco apropiado para o sector, sobre todo se o comparamos co que existe  noutros territorios europeos. 

E así, co rumbo trazado e a tripulación enrolada neste buque, vai chegando o momento de partir. Só nos falta por colgar a bandeira baixo a que navega a nosa embarcación,  e esa non podería ser outro que a negra do cranio e as dúas tibias.


A altura da marea é a apropiada e o vento sopra na dirección correcta. Soltade as amarras, levad a áncora, izade  as velas…!!!

Sorprendentemente o barco flota, estamos navegando.

20170507

KUKA

Hice estas tiras sobre una cucaracha como ejercicio para experimentar con la narración gráfica sin palabras. Fueron publicadas en un pequeño álbum que editó Polaqia de título 3X1 y que además de este tebeo recopilaba las aventuras de otros dos personajes: Macho Alfa (con guión de Ricardo Mena) y Viva la Muerte!
Con este lanzamiento y el sketchbook de Alberto Guitián, el colectivo gallego dijo adiós y cesó su actividad editorial. Pero aún tengo ejemplares por casa, así que si estais interesados en adquirir uno podeis hacerlo escribiéndome un mail a janocho@gmail.com o a través de este enlace https://tictail.com/es/s/janoilustra/3x1